domingo, 23 de junio de 2013

VIOLENCIA EN EL NIVEL INICIAL Y JUSTICIA PROPIA POR NIÑOS Y PADRES

EN MIS 25 AÑOS DE DOCENTE JAMÁS PASE ALGO ASÍ...

EL PERIODO DE INICIO ESCOLAR CADA VEZ SE TORNA MÁS DIFICULTOSO.
El clima en la sala comenzó a tornarse sumamente complicado porque los niños tenían miedo y los docentes estaban sobrepasados atendiendo llantos y tratando de contener a este pequeño “endemoniado”. Los trabajos y juegos estaban contaminados con este clima dificultoso.

Otro factor que se agregó a esta situación fue el factor padres. Comenzaron a desfilar por Dirección con reclamos y quejas; no se contentaban con las explicaciones dadas por los directivos. Querían la expulsión del pequeño malhechor!!!



Como podrán ver las situaciones de violencia se presentaban desde distintas vertientes:

1) Niño agresor 2) Niños agredidos que no querían jugar, ni sentarse cerca del agresor (exclusión) 3) Docentes sin poder hacer nada (ausencia de guía) 4) Padres que querían expulsar al pequeño.

 CÓMO SOLUCIONAR TODO ESTO??
Aunque paresca mentira , o ridículo, lo importante es brindar afecto, levantar la autoestima de estos niños que en ocasiones se autoagreden y sin contar con apoyo de gabinetes, cuando se los derivan , los padres no tienen las posibilidades ni la predisposición para ayudar a sus hijos, por lo tanto nosotras las docentes somos las encargadas de sobrellevar todo esto.
SOY DOCENTE DE UNA ESCUELA RURAL DIRIA MARGINADA, NIÑOS CON GRANDES NECESIDADES ALIMENTICIAS, DE VIVIENDAS DIGNAS , VESTIMENTA INADECUADA AL CLIMA, ETC.
 ALGUNAS SUGERENCIAS...
Decirle al niño, niña o adolescente lo que debería hacer y lo que no:
Los adultos deben ponerse de acuerdo entre sí primero sobre las conductas deseadas y decir a los hijos e hijas lo que esperan que hagan o dejen de hacer, de manera serena, clara y firme.
Abrazar al niño, niña o adolescente:

Uno de los mayores gestos de autoridad es el abrazo
y en todas las edades, madres y padres pueden ofrecer un
abrazo como límite a los hijos e hijas. Al abrazarlos, pueden sentir el contacto del cuerpo con el otro: un cuerpo que mece y que acuna trae a la memoria emotiva el recuerdo físico de los brazos de la madre o de la figuramaternante‰. El abrazo cálido y firme da un „contorno‰, un límite, es un poderoso mensaje de „hasta acá podés‰. Calma esa sensación de angustia y de no sentirse escuchado, que de alguna manera, los niños, niñas y adolescentes experimentan cuando se desbordan emocionalmente.
En los momentos de berrinches, característicos de los niños y niñas
entre los 2 y 5 años, las madres, padres o cuidadores podrían entender que la necesidad del hijo o hija de ser mirado, atendido y escuchado es expresada de forma “¡¡¡quiero que me compres un juguete o un dulce!!!”. A esta necesidad afectiva desplazada hacia el reclamo de un objeto que a su vez tiene un significado afectivo- podrían responder con un abrazo y algunas palabras que contengan, sin ceder a comprar algo que, en definitiva, el niño o niña no desea.

Refuerzo verbal de conductas positivas:
Las madres, padres o cuidadores, cuando el niño, niña o adolescente tiene un buen comportamiento, pueden emplear frases como: –Qué bien!, –Te felicito!, –Lo lograste!, –Estoy orgullosa de ti!,
–Cómo estas creciendo!, –Mirá todo lo que ya aprendiste!, œHas notado lo bien que hiciste tus tareas?, entre otras.
Estas palabras o expresiones confirman y validan al hijo o hija sus logros,en el proceso de ir aprendiendo a vivir en el mundo que le rodea. Al escucharlas, comprenden lo que sus madres y padres esperan de ellos y se sienten estimulados a querer seguir haciéndolo, buscando su reconocimiento


Dejar que asuman las consecuencias de sus actos:
A medida que van creciendo,los niños, niñas y adolescentes van teniendo más responsabilidades en la casa,como cuidar y ordenar sus juguetes o su pieza y en la escuela, hacer las tareas.
En este proceso de ejercicio de responsabilidad y autonomía, es importante que conozcan y asuman las consecuencias de lo que hacen o dejan de hacer, obviamente siempre y cuando esto no implique riesgos para su integridad o su salud.
Para ello, las madres, los padres o cuidadores podrían decirles y anticiparles lo que va a ocurrir si no actúan debidamente, dejando que los niños, niñas y adolescentes enfrenten sus propias responsabilidades. A modo de ejemplo, si deciden no hacer su tarea o se olvidan, dejar que vayan al colegio sin la misma y reciban la
sanción de la profesora o del profesor.Luego, en un clima de calma y serenidad, podrían conversar juntos para reflexionar sobre la experiencia vivida y sacar aprendizajes de la misma.

El juego:
A través del juego los adultos pueden compartir los mismos códigos con los niños y niñas logrando conectarse desde lo emotivo, lo que ayudará a que sus hijos e hijas pequeños les presten más atención sobre aquello que desean enseñarles. A través del juego y las canciones, los niños y niñas pueden aprender a hacer cosas, como ordenar sus juguetes.Otra forma, puede ser mediante la lectura de cuentos. De esta manera las madres y los padres pueden ir transmitiendo ideas acerca de sus concepciones del mundo, además de ir estimulando el lenguaje. Lo que a su vez, proporciona más elementos cognitivos y emotivos para que los niños y niñas comprendan lo que sus madres, padres y cuidadores esperan de ellos.
Con los niños y niñas mayores y adolescentes, los adultos podrían lograr una aproximación similar para dialogar mejor y obtener la atención de los mismos, conociendo y compartiendo algunas actividades de interés de los hijos e hijas, como sus programas favoritos de tv o jueguitos electrónicos o temas musicales, por citar algunos ejemplos
FUENTE: GUIA PARA PREVENIR EL MALTRATO INFANTIL EN EL ÁMBITO FAMILIAR. TEXTO PARA PADRES Y MADRES, SIN VIOLENCIA SE EDUCA MEJOR, CÓMO PONER LÍMITES

No hay comentarios:

Publicar un comentario